Gartner dice que Internet de las Cosas transformará el centro de datos

Internet de las Cosas tiene un efecto potencial de transformación en el mercado del datacenter, que afecta a sus clientes, a los proveedores de IT y a los propios modelos de marketing y ventas. Así lo estima Gartner que apunta para 2020 un volumen 26.000 millones de unidades instaladas, lo cual supondrá ingresos que superarán los 300.000 millones de dólares, principalmente en servicios.

Los despliegues de Internet de las Cosas generarán grandes cantidades de datos que necesitan ser procesados y analizados en tiempo real”, dijo Fabrizio Biscotti, director de investigación de Gartner. “El procesamiento de grandes cantidades de datos en tiempo real aumentará exponencialmente cargas de trabajo de los centros de datos, de forma que los proveedores se enfrentan a grandes desafíos en torno a la seguridad y la capacidad de análisis.”

Los retos que Gartner señalan son:

• Seguridad: La creciente digitalización y automatización de las multitudes de los dispositivos desplegados en las diferentes áreas de entornos urbanos modernos conllevan retos de seguridad a muchas industrias.

• Empresa: Desafíos de seguridad importantes seguirán siendo los grandes datos creados como resultado de la implantación de una miríada de dispositivos. Esto, a su vez, tendrá un impacto en los requisitos de disponibilidad , que también se espera que aumente , poniendo los procesos de negocio en tiempo real y , potencialmente , la seguridad personal en riesgo.

• Privacidad del consumidor: Como ya es el caso con el equipo de medición inteligente y los automóviles cada vez más digitalizados, circulará una gran cantidad de datos sobre el uso personal de los usuarios de dispositivos.

• Datos: El impacto de Internet de las Cosas afecta al almacenamiento de los datos personales y al Big Data.

• Gestión de almacenamiento: El impacto de este modelo en la infraestructura de almacenamiento es otro factor que contribuye a la creciente demanda de una mayor capacidad de almacenamiento, y que tendrá que abordar ya que estos datos se vuelve más frecuente.

• Tecnologías de servidor: El impacto en el mercado de los servidores será en gran medida centrado en el aumento de la inversión en industrias verticales clave y organizaciones relacionadas con las industrias donde Internet de las Cosas puede ser rentable o añadir un valor significativo .

• Network Data Centre: Enlaces del centro de datos existente WAN están dimensionados para las necesidades de ancho de banda moderado generados por las interacciones humanas con aplicaciones. Internet de las Cosas promete cambiar drásticament estos patrones mediante la transferencia de grandes cantidades de pequeños datos del sensor mensaje al centro de datos para su procesamiento, lo que aumenta significativamente los requisitos de ancho de banda de los centros de datos entrantes .

Fuente: Computing España.

La ‘Guerra de la Nube’ se intensifica en 2014

El pasado diciembre Google lanzó su nueva plataforma cloud. En enero de 2014, Amazon Web Services ofreció pruebas gratuitas de más de 100 de sus servicios cloud más populares. Y, en febrero, Microsoft nombra a su antiguo director del Grupo de Empresa y Cloud, Satya Nadella, como nuevo CEO.

Todos estos cambios avisan de una intensificación creciente de la “Guerra de la Nube”, ya que estos tres gigantes tecnológicos luchan por dominar el lucrativo mercado cloud. “Ayudar a los clientes a vigilar los costes, las prestaciones y el retorno de la inversión será un gran diferenciador”, ha afirmado Seth Robinson, director de análisis tecnológico de CompTIA.

Mientras no haya evidencia de que un suministrador aparezca como claro ganador, sus movimientos son indicativos de la importancia de la nube tanto para los suministradores de grandes empresas como para las pequeñas startups, e indican también lo ubicua que se ha convertido la nube en el panorama empresarial actual, ha comentado Robinson.

“Los suministradores de servicios cloud están tratando desesperadamente de ganar cuota de mercado, y están ofreciendo más opciones que nunca”, ha dicho Robinson. “Mientras que la infraestructura cloud ha estado dominada hasta ahora por Amazon, vemos ahora a otros suministradores, grandes y pequeños, entrar al mercado”, ha afirmado.

Grandes suministradores como Microsoft y Google, están basando en su nombre y fortaleza de marca para conseguir clientes que llegan tarde a la nube, ha afirmado Robinson. Mientras que a muchos pequeños negocios y start-ups no les importa trabajar con suministradores de servicios poco conocidos, muchas empresas desean la tranquilidad percibida asociada al nombre de un gran suministrador, según Robinson.

Pero esa confianza en marcas bien conocidas va a aumentar la competencia, y la diferenciación se convertirá en la clave para ganar cuota de mercado, según el informe IT Industry Outlook 2014 de CompTIA.

Mientras los competidores más pequeños continuarán compitiendo en precio, Amazon, Google y Microsoft harán énfasis en las características que les separen de la competencia, ya sea en la dependencia de sistemas antiguos, facilitando la transición de las compañías a la nube, o ayudando en la administración y gestión de soluciones cloud, ha explicado Robinson.

“Los suministradores de servicios cloud competirán ciertamente en precio, pero ofrecerán también beneficios únicos, tales como la facilidad de transición o acceso a los recursos necesarios. Por otro lado, la gestión de muchas soluciones cloud diferentes será un reto significativo para muchas organizaciones. Comprender la utilización de la nube y hacer transiciones entre suministradores cuando sea necesario, serán áreas donde las compañías requerirán experiencia exterior” según el informe de CompTIA.

“Ayudar a los clientes a vigilar los costes, el rendimiento y el retorno de la inversión, será un gran diferenciador” dice. “Tener la capacidad de gestión y monitorización, pudiendo elegir la solución correcta para el negocio de los clientes y aprovechando la amplia base de conocimiento que muchos clientes no tienen”.

Y todavía habrá necesidad de soluciones en las propias instalaciones, pues las compañías continúan bregando con preocupaciones de seguridad en la nube pública, según el informe. El estudio muestra que aproximadamente el 24 por ciento de las compañías han movido aplicaciones de vuelta a sistemas propios después de una transición inicial a la nube.

“Hay todavía espacio para soluciones en sistemas propios, que será otro área para competir”, ha dicho Robinson. “Una vez que los negocios hacen la primera transición a la nube, vemos que a menudo hacen transiciones de vuelta a sistemas propios, por preocupaciones de fiabilidad y seguridad, así que terminan en un modelo híbrido, con algunas aplicaciones residiendo en la nube pública y otras en sistemas propios”, ha añadido.

El estudio de CompTIA cita problemas de seguridad y fiabilidad como la principal razón para que las empresas retornen a los sistemas propios, indicando que las aplicaciones más sensibles permanecerán en las propias instalaciones durante un futuro previsible.

“Esa es una bendición para estos grandes suministradores que mantienen la inversión en sistemas tradicionales”, ha dicho Robinson. “Ello les da numerosos canales de producto y opciones para mantener y ganar nuevos clientes y ayudarles a hacer la transición a la nube”.

 

Fuente: NetworkWorld.