El IE Business School adopta un data center de nueva generación con tecnología de Cisco

El ahorro de costes, la menor complejidad y la mayor capacidad y eficiencia para soportar las aplicaciones críticas de negocio son los principales beneficios

Madrid, 18 de marzo de 2014. – El IE Business School ha seleccionado la plataforma de servidores Cisco UnifiedComputing System (UCS) para renovar su Centro de Proceso de Datos (CPD)ubicado en Madrid. La implementación ha permitido al IE consolidar y virtualizar sus servidores, unificar las redes locales y de almacenamiento y simplificar enormemente la administración, obteniendo un importante ahorro de costes y de tiempo para mejorar su operativa diaria y desplegar nuevos servicios y aplicaciones.

El IE Business School es una escuela de negocios internacional dedicada a la formación de la élite empresarial con enfoque global, carácter emprendedor y espíritu humanista. Líder europeo en el ranking de las escuelas de negocio según Financial Times y Businessweek, cuenta con un claustro integrado por más de 500 profesores que imparten clases a alumnos de más de 90 países en titulaciones universitarias, programas master, de doctorado y formación a ejecutivos.

Debido a su crecimiento y proyección internacional, la entidad decidió renovar su infraestructura tecnológica adoptando un data center de nueva generación que le permitiera obtener una mayor eficiencia para responder a las necesidades de negocio.

Principales claves del anuncio

Plataforma unificada de nueva generación. Tras evaluar diversas propuestas, el IE seleccionó los servidores Cisco Unified Computing System (UCS), que permiten unificar la computación, las redes, el acceso al almacenamiento y la virtualización en una misma arquitectura integrada. La compañía ha implementado ocho equipos blade UCS B200 en un único chasis equipado con la tecnología Unified Fabric, reduciendo el cableado y el número de componentes en más de un 50 por ciento y unificando el transporte de redes locales y de almacenamiento (LAN y SAN) sobre el protocolo FCoE (Fiber Channel over Ethernet).

Virtualización, almacenamiento y gestión. Esta arquitectura se completa con el software de virtualización de VMware y las cabinas de almacenamiento de Hitachi, que junto a la gestión unificada que proporciona el software Cisco UCS Manager han facilitado al IE el rápido despliegue de más de 100 máquinas virtuales.

Red WiFi de alta densidad. El IE Business School también ha confiado en Cisco para construir una red WiFi de alta densidad en su campus de Madrid, compuesta por cerca de 200 Puntos de Acceso 802.11n con la tecnología Cisco CleanAir para evitar interferencias inalámbricas y que ofrece servicio a 3.000 usuarios concurrentes.

Optimización de aplicaciones. Todas estas soluciones ayudan al IE Business School a simplificar y centralizar su gestión, optimizar el rendimiento de las aplicaciones críticas de negocio y soportar el crecimiento exponencial de usuarios y aplicaciones de alto rendimiento que requieren una mayor capacidad de red ahora y en el futuro, como campus virtual, voz sobre IP, videoconferencia en alta definición, e-learning, biblioteca digital, escritorio virtual o almacenamiento en redes SAN.

Ciclo completo de servicios. Anadat Consulting, Premier Partner de Cisco, ha llevado a cabo el ciclo completo de servicios de consultoría, ingeniería, pruebas, implementación y soporte de los servidores Cisco UCS.

Declaraciones de apoyo:

Carlos González Jiménez, director de Operaciones del IE Business School:

“Aunque la reducción de costes y la mayor escalabilidad han sido premisas fundamentales para la renovación de nuestro CPD, la capacidad de Cisco paraunificar toda la infraestructura del data center de principio a fin fue determinante. Ahora contamos con una administración más sencilla y uniforme que nos permite también dedicar más tiempo a las aplicaciones críticas de negocio”.

Ángel Javier Ripa, administrador de Sistemas del IE Business School:

“Tras confiar en Cisco para desplegar toda la infraestructura de comunicaciones incluyendo la electrónica de red, la telefonía IP y la red WiFi, decidimos también apostar por la propuesta de arquitectura integrada de Cisco UCS. La implementación de los equipos y la virtualización y migración de aplicaciones se realizó en unos dos meses, pero en tan solo dos semanas la plataforma de servidores ya había entrado en producción, cumpliendo plenamente los objetivos planteados en el proyecto”.

Luis Palacios, director de Data Center y Virtualización en Cisco España:

“Estamos encantados de que una institución de prestigio internacional como el IE Business School se sume a las ventajas de la informática unificada que proporcionan los servidores Cisco UCS. Desde su lanzamiento en 2009, esta innovadora plataforma ha alcanzado ya la segunda posición mundial en servidores blade por cuota de mercado y cuenta con más de 30.000 clientes únicos a escala global y más de 70 premios mundiales de rendimiento”.

Fuente: AdjudicacionesTIC

La computación en la nube en Europa y España: una oportunidad de negocio

La legislación europea en relación a la protección de datos personales es bastante más restrictiva que la estadounidense, las empresas y administraciones públicas están prefiriendo contratar servicios de computación en la nube que almacenen sus datos e información en servidores situados en territorio europeo. Esta tendencia supone gran oportunidad para las compañías europeas que ofrezcan estos servicios.

En relación a España, estamos muy bien posicionados ya que nos encontramos entre los cuatro países del mundo más rigurosos en la protección de datos personales. Sin embargo, gran parte del negocio de la cloud pública o de cloud privada virtual (cloud gestionada) puede estar en riesgo, ya que es fácilmente contratable a empresas cuyos centros de procesos de datos no están en España, por ello, es importante defender nuestra industria en la nube dando a conocer a los potenciales clientes las garantías con respecto a la protección de su privacidad, propiedad intelectual e industrial, que ofrecen los proveedores de servicios en la nube que operan en territorio español, amparados por nuestra legislación.

En este artículo se tratan algunos aspectos básicos relacionados con la nube, como la contratación, la influencia en el negocio de la legislación sobre protección datos europea y española, las previsiones futuras, las barreras para su adopción, y la cuantía de las ayudas tanto de la Comisión Europea como del gobierno del estado español para promover su implantación. Se ha procurado cuando ha sido posible incorporar las fuentes de dónde se ha extraído la información y los datos para facilitar al lector profundizar en algún aspecto específico.

Para saber más: La computación en la nube en Europa y en España: una oportunidad de negocio

Para saber más se recomiendan los siguientes eventos:

Docuprofesionales – Jornada – “Almacenamiento y Cloud Computing” – Día 27 de marzo de 2014, Madrid (inscripción gratuita).

Docuformación. Curso online. “El almacenamiento de documentos en la nube – Cloud Computing”. Impartido por D. Fernando Piera – Miembro de los siguientes Comités y Subcomités de ISO de Aenor: CTN71 SC27, SC7, SC7GT25, SC38, CTN157SC1, CTN197, CTN 307.

Docuformación. Curso online. “Cloud Computing, Big Data, y las redes sociales en la empresa”. Impartido por D. Fernando Piera.

Fuente:  Revista Cloud Computing.

Infantium: Big Data y tecnología cognitiva para transformar el aprendizaje infantil

«Cada persona es un mundo, un ser que aprende de forma distinta y a ritmos diferentes; por eso el concepto de educación tradicional, la misma para todos, no tiene sentido”. Así resume Karen Márquez su visión sobre uno de los grandes retos del sector educativo: la incapacidad de articular una oferta personalizada para cada individuo.

Pero, ¿por qué sufre este problema la que es, en palabras de la propia Márquez, “la industria de datos más grande del mundo”? Millones de usuarios generan diariamente enormes cantidades de información sobre sus procesos de aprendizaje, pero estos datos se desaprovechan, no influyen en la mejora del sistema ni sirven para entender qué itinerarios educativos serían más útiles a unos u otros. Por eso, esta emprendedora de 33 años, periodista de formación con un posgrado en Estudios Internacionales, está decidida a exprimirlos al máximo, para activar la “enorme capacidad que tiene la tecnología de transformar la educación desde sus raíces” y desterrar “el clásico modelo del libro de texto que determina qué, cómo y en qué orden aprender”.

Márquez quiere llevar al mundo de la educación infantil una revolución como las que supusieron Amazon para el comercio y Google para la publicidad. En su caso, en lugar de aprovechar los datos que generan las interacciones en línea del usuario para ofrecerle libros, series y anuncios personalizados, su obsesión es rastrear el comportamiento del niño mientras aprende (sus preferencias, precisión, tiempo de reacción…) para proponerle contenidos. Además, gracias a una sofisticada combinación de inteligencia artificial, big data (captación y análisis de grandes cantidades de datos) y tecnología cognitiva, dichos contenidos serán siempre los más apropiados al modo de aprender por el que el niño tiene afinidad.

Márquez explica: “Nuestro sistema observa si aprende más de forma visual, si prefiere un formato concreto de contenido y si éste tiene un impacto directo o no”. Según indica la joven, “la plataforma se adapta y lo tiene en cuenta para recomendaciones posteriores, lo que permite crear rutas de aprendizaje mucho más efectivas”.

Un sistema multimedia y adaptativo

El sistema ideado por Márquez se llama Infantium y está orientado a ofrecer un “aprendizaje adaptativo” a niños de hasta 6 años. La interfaz que manejan los pequeños y sus tutores es una aplicación para tabletas tras la que funciona el motor de análisis de datos y recomendación de contenidos creados por el equipo de Márquez. En ella se añaden los perfiles de usuarios que juegan e interaccionan con vídeos, libros electrónicos y aplicaciones, y están comenzando a integrar también Kinect y Smart TV. Infantium es capaz de recoger y procesar información procedente de fuentes tan heterogéneas como estas gracias a su tecnología de big data que le permite “hacer una foto muy clara del perfil del niño, y posteriormente, tomar decisiones para la individualización del aprendizaje”, explica Márquez.

Por otra parte, la inteligencia artificial hace posible clasificar a los niños según un perfil cognitivo y recomendarles actividades de forma más precisa, en función de los resultados anteriores o de datos de otros usuarios con un perfil similar. “Usamos técnicas de aprendizaje de máquinas para hacer grupos de niños por rendimiento, estilo de aprendizaje y evolución, y descubrir patrones que permiten refinar el modelo de datos que aplicamos”, detalla Márquez.

Por último, la tecnología cognitiva integrada en Infantium es la responsable de garantizar que las recomendaciones incidan eficazmente en el desarrollo de competencias y la adquisición de conocimientos en cada caso particular. “Nuestros sistemas de bases de datos se basan en estructuras de grafos que intentan replicar los procesos cognitivos de aprendizaje”, explica la joven. Concretamente, se refiere a que intentan crear un mapa de nodos que imite -de acuerdo al conocimiento neurocientífico existente- las relaciones que existen entre las áreas y funciones del cerebro implicadas, por ejemplo, en la adquisición del lenguaje o el desarrollo matemático en edades tempranas.

Estas estructuras de grafos hacen que las bases de datos con las que trabajan crezcan mediante la interrelación y conexión de diferentes áreas y nodos. Márquez asegura que lo que hacen es representar cómo funciona el conocimiento y cuáles son sus bases, para saber cómo lo adquiere el niño, de dónde, y qué debe hacer para adquirirlo. “No todos lo hacen igual ni a la misma velocidad”, recuerda la joven.

Márquez es actualmente la directora ejecutiva de Infantium e inició el proyecto en 2011 junto a su socio Daniel González, el artífice de la parte computacional de la herramienta. Ese mismo año se incorporaron a Bizspark, el programa de emprendedores de base tecnológica de Microsoft, y hace unos meses han sido seleccionados por Wayra para iniciar un periodo de aceleración en su academia de Barcelona.

Hasta la fecha, esta joven emprendedora ha logrado reunir unos 100.000 euros de inversores privados y ha cerrado acuerdos de colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Londres (Reino Unido) para estudiar los modelos cognitivos con los que trabaja su sistema. Según reconoce, no quieren convertirse en creadores de contenido infantil, sino construir un gran repositorio en línea conectado a su plataforma y analizado según su modelo. Por ahora tienen “más de 800 vídeos y una cola de unos 400 contenidos”, y la lista sigue aumentando.

En septiembre, comenzarán a implementar su sistema en varias escuelas de Barcelona, con cuyo ayuntamiento han cerrado un convenio de innovación. También van a llevarlo a otras ciudades europeas y sudamericanas, a donde darán el salto asociados con Telefónica que aportará a estos centros la conectividad y las tabletas con el servicio de Infantium preinstalado. “Hay plataformas educativas para primaria y secundaria, pero no para infantil, y Telefónica quería ofrecer también este servicio”, indica Márquez.

De hecho, según explica, la orientación de su plataforma a niños de hasta seis años favorece su implantación y escalabilidad ya que, a diferencia de las variaciones que puede haber entre los contenidos curriculares de primaria y secundaria en diferentes regiones, todos los países establecen unos objetivos de desarrollo cognitivo similares para la etapa de infantil.

Fuente: MIT Technology Review

http://www.revistacloudcomputing.com

Cada persona es un mundo, un ser que aprende de forma distinta y a ritmos diferentes; por eso el concepto de educación tradicional, la misma para todos, no tiene sentido”. Así resume Karen Márquez su visión sobre uno de los grandes retos del sector educativo: la incapacidad de articular una oferta personalizada para cada individuo.

Pero, ¿por qué sufre este problema la que es, en palabras de la propia Márquez, “la industria de datos más grande del mundo”? Millones de usuarios generan diariamente enormes cantidades de información sobre sus procesos de aprendizaje, pero estos datos se desaprovechan, no influyen en la mejora del sistema ni sirven para entender qué itinerarios educativos serían más útiles a unos u otros. Por eso, esta emprendedora de 33 años, periodista de formación con un posgrado en Estudios Internacionales, está decidida a exprimirlos al máximo, para activar la “enorme capacidad que tiene la tecnología de transformar la educación desde sus raíces” y desterrar “el clásico modelo del libro de texto que determina qué, cómo y en qué orden aprender”.

Márquez quiere llevar al mundo de la educación infantil una revolución como las que supusieron Amazon para el comercio y Google para la publicidad. En su caso, en lugar de aprovechar los datos que generan las interacciones en línea del usuario para ofrecerle libros, series y anuncios personalizados, su obsesión es rastrear el comportamiento del niño mientras aprende (sus preferencias, precisión, tiempo de reacción…) para proponerle contenidos. Además, gracias a una sofisticada combinación de inteligencia artificial, big data (captación y análisis de grandes cantidades de datos) y tecnología cognitiva, dichos contenidos serán siempre los más apropiados al modo de aprender por el que el niño tiene afinidad.

Márquez explica: “Nuestro sistema observa si aprende más de forma visual, si prefiere un formato concreto de contenido y si éste tiene un impacto directo o no”. Según indica la joven, “la plataforma se adapta y lo tiene en cuenta para recomendaciones posteriores, lo que permite crear rutas de aprendizaje mucho más efectivas”.

Un sistema multimedia y adaptativo

El sistema ideado por Márquez se llama Infantium y está orientado a ofrecer un “aprendizaje adaptativo” a niños de hasta 6 años. La interfaz que manejan los pequeños y sus tutores es una aplicación para tabletas tras la que funciona el motor de análisis de datos y recomendación de contenidos creados por el equipo de Márquez. En ella se añaden los perfiles de usuarios que juegan e interaccionan con vídeos, libros electrónicos y aplicaciones, y están comenzando a integrar también Kinect y Smart TV. Infantium es capaz de recoger y procesar información procedente de fuentes tan heterogéneas como estas gracias a su tecnología de big data que le permite “hacer una foto muy clara del perfil del niño, y posteriormente, tomar decisiones para la individualización del aprendizaje”, explica Márquez.

Por otra parte, la inteligencia artificial hace posible clasificar a los niños según un perfil cognitivo y recomendarles actividades de forma más precisa, en función de los resultados anteriores o de datos de otros usuarios con un perfil similar. “Usamos técnicas de aprendizaje de máquinas para hacer grupos de niños por rendimiento, estilo de aprendizaje y evolución, y descubrir patrones que permiten refinar el modelo de datos que aplicamos”, detalla Márquez.

Por último, la tecnología cognitiva integrada en Infantium es la responsable de garantizar que las recomendaciones incidan eficazmente en el desarrollo de competencias y la adquisición de conocimientos en cada caso particular. “Nuestros sistemas de bases de datos se basan en estructuras de grafos que intentan replicar los procesos cognitivos de aprendizaje”, explica la joven. Concretamente, se refiere a que intentan crear un mapa de nodos que imite -de acuerdo al conocimiento neurocientífico existente- las relaciones que existen entre las áreas y funciones del cerebro implicadas, por ejemplo, en la adquisición del lenguaje o el desarrollo matemático en edades tempranas.

Estas estructuras de grafos hacen que las bases de datos con las que trabajan crezcan mediante la interrelación y conexión de diferentes áreas y nodos. Márquez asegura que lo que hacen es representar cómo funciona el conocimiento y cuáles son sus bases, para saber cómo lo adquiere el niño, de dónde, y qué debe hacer para adquirirlo. “No todos lo hacen igual ni a la misma velocidad”, recuerda la joven.

Márquez es actualmente la directora ejecutiva de Infantium e inició el proyecto en 2011 junto a su socio Daniel González, el artífice de la parte computacional de la herramienta. Ese mismo año se incorporaron a Bizspark, el programa de emprendedores de base tecnológica de Microsoft, y hace unos meses han sido seleccionados por Wayra para iniciar un periodo de aceleración en su academia de Barcelona.

Hasta la fecha, esta joven emprendedora ha logrado reunir unos 100.000 euros de inversores privados y ha cerrado acuerdos de colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Londres (Reino Unido) para estudiar los modelos cognitivos con los que trabaja su sistema. Según reconoce, no quieren convertirse en creadores de contenido infantil, sino construir un gran repositorio en línea conectado a su plataforma y analizado según su modelo. Por ahora tienen “más de 800 vídeos y una cola de unos 400 contenidos”, y la lista sigue aumentando.

En septiembre, comenzarán a implementar su sistema en varias escuelas de Barcelona, con cuyo ayuntamiento han cerrado un convenio de innovación. También van a llevarlo a otras ciudades europeas y sudamericanas, a donde darán el salto asociados con Telefónica que aportará a estos centros la conectividad y las tabletas con el servicio de Infantium preinstalado. “Hay plataformas educativas para primaria y secundaria, pero no para infantil, y Telefónica quería ofrecer también este servicio”, indica Márquez.

De hecho, según explica, la orientación de su plataforma a niños de hasta seis años favorece su implantación y escalabilidad ya que, a diferencia de las variaciones que puede haber entre los contenidos curriculares de primaria y secundaria en diferentes regiones, todos los países establecen unos objetivos de desarrollo cognitivo similares para la etapa de infantil.

– See more at: http://www.revistacloudcomputing.com/2014/03/infantium-big-data-y-tecnologia-cognitiva-para-transformar-el-aprendizaje-infantil/#sthash.bz8CoDHC.dpuf

Crecen las empresas que apuestan por incorporar estrategias de RSC como instrumento de reputación

Los expertos aprecian una implicación cada vez más fuerte de la mayor parte de compañías en acciones que redunden en beneficio de la comunidad en la que desarrollan sus actividades

Conseguir la excelencia empresarial en los tiempos que corren no parece tarea fácil, pero aportar valor a la compañía y a la sociedad es posible gracias a la introducción de políticas y estrategias de responsabilidad social. Cada vez son más las que concentran sus esfuerzos en conseguir acreditación de calidad que certifique su aportación a la comunidad. De este modo, las empresas han asumido la RSC como una de sus líneas estratégicas vertebradora de toda las acciones de la compañía. Todo esto ha supuesto un cambio. «Ya no se considera la RSC como una mera iniciativa de acción social o medioambiental, sino que las organizaciones son conscientes de que puede contribuir a mejorar los resultados de negocio», explica Salvador Ibáñez, country manager de Top Employers Institute en España. Para José María San Segundo, director técnico de Merco, es precisamente en un contexto como el actual en el que los diferentes grupos de interés son especialmente exigentes, tendiendo a diferenciar entre organizaciones. Así, si bien es cierto que en ocasiones y en algunos sectores ha habido una tendencia temporal a la generalización, «ahora existe una diferenciación entre las compañías en función de su actuación e incluso se puede mejorar la reputación de la empresa», comenta San Segundo.

En este sentido, las empresas buscan medirse y participar en los ránkings, que, además de evaluar qué empresas ofrecen los mejores servicios para trabajar, como Top Employers, también introducen mecanismos que se encargan de otorgar prestigio según los resultados de la empresa, como es el caso de Merco.

Los análisis realizados por estos organismos evidencian que cada vez más compañías certificadas apuestan por el desarrollo personal y profesional de sus empleados como su principal prioridad en recursos humanos. De modo que las buenas prácticas en materia de formación, sucesión interna, integración, condiciones laborales o el bienestar de los empleados, son fundamentales junto con iniciativas en ámbitos como la flexibilidad laboral, el deporte o la gestión del estrés. Además, los resultados económicos, la calidad de la oferta comercial, la reputación interna, la ética y responsabilidad social, la dimensión internacional y su capacidad para la innovación, son también objeto de análisis para las entidades evaluadoras. Con este valor añadido, diversos estudios han mostrado que una empresa con buena reputación tiene procesos de negociación más sencillos con los diferentes grupos de interés, tiende a ser más productiva y genera un valor adicional a sus clientes. Sin embargo, lograr esta certificación requiere de un proceso analítico muy exigente. En el caso de Top Employers las normas de participación comprenden unos requisitos mínimos de tamaño de la compañía —al menos 250 empleados o bien multinacionales con más de 2.500 empleados a nivel global—. Desde Merco, el punto de partida para su elaboración es una encuesta a los miembros del consejo de dirección de las principales empresas que operan en nuestro país, con el objetivo de conocer cuáles son las compañías con mejor reputación y se constituye la denominada selección provisional, por lo que cualquier compañía que desarrolle parte de sus actividades en nuestro país puede estar incluida en el ranking. «Adicionalmente, —comenta San Segundo—, se indaga acerca de la opinión que tiene la población general sobre la reputación corporativa de estas empresas, en su papel de potenciales clientes, consumidores o trabajadores de muchas de ellas». Finalmente, se invita a cada compañía a presentar y argumentar sus méritos reputacionales en el proceso de evaluación directa, en el que cada empresa, de forma voluntaria, ofrece datos objetivos que avalan su desempeño en distintas materias.

En este sentido, sea de un modo u otro, las organizaciones tienen un doble beneficio, tanto interno como externo. Por una parte, «permite identificar y certificar las buenas condiciones laborales (propuesta de valor al empleado) que la empresa ofrece a los trabajadores actuales y potenciales, ratificando la compañía con un excelente lugar donde trabajar», asegura Ibáñez. Por otra parte, contribuye para reforzar los vínculos con la empresa y el compromiso de los profesionales. En definitiva, la realidad es que una empresa con buena reputación es percibida de forma favorable por sus empleados, sus proveedores, sus clientes e incluso sus competidores.

Fuente: @ElGlobalnet.

El gran reto del marketing será dejar de utilizar sólo la información del pasado y ser capaz de prever las necesidades del futuro

La importancia de establecer un modelo enfocado en el cliente, así como el papel clave del Big Data, han sido destacados por Helena Herrero, presidenta de HP para España y Portugal, en su discurso de inauguración del Primer Congreso Nacional de Marketing y Ventas de la APD.

El discurso de la directiva durante la apertura del Primer Congreso Nacional de Marketing y Ventas de la Asociación para el Progreso de la Dirección, ha subrayado también la importancia que tiene para las compañías afrontar una renovación que les permita encarar el futuro con optimismo y oportunidades de éxito.

Según Helena Herrero, la gran revolución a la que están haciendo frente las compañías, y que definirá su éxito futuro, es el enfoque absoluto en el cliente. Las nuevas organizaciones deberán ser capaces de entregar servicios y soluciones integrados con el único fin de resolver sus necesidades. En este sentido, han de reinventar el modo en que se relacionan con ellos, conociéndolos del mejor modo posible para solucionar sus problemas reales y establecer canales de relación bidireccional.

En palabras de Helena Herrero, “la aproximación a los clientes por parte de las compañías deberá ser personalizada, con capacidad de respuesta en tiempo real y de anticipación a sus necesidades. Sin duda, conocerlos de cerca para solucionar sus problemas del mejor modo posible, es el gran reto al que se enfrentan las organizaciones”.

Las empresas dejarán de proporcionar productos para ofrecer verdaderas experiencias que alimenten el ‘ciclo de vida del cliente’, que abarca desde la fase de preventa hasta la posventa. En este sentido, el comercio electrónico tendrá un impacto fundamental, ya que durante su proceso de maduración terminará convergiendo con otros canales de venta, ofreciendo a los consumidores un rango de posibilidades totalmente nuevo y que aún está por descubrir.

Tres son las macro tendencias que, en opinión de Helena Herrero, definirán el marketing de los próximos años. Por un lado, el deseo de inmediatez, impulsado por las redes sociales, obligará a las compañías a adaptarse. En segundo lugar, el comprador tiene el control de la información, de ahí que el establecimiento de una relación bidireccional sea clave. Por último, queda de nuevo patente que la información humana o no estructurada (aquella generada por las personas) y los datos serán claves. Los departamentos de marketing harán un uso masivo de la tecnología para analizarlos y predecir en tiempo real el comportamiento de sus clientes, así como para adaptar contenidos y mensajes a cada uno de ellos, todo ello con el objetivo de mejorar y estrechar las relaciones. Es en este campo en el que el Big Data jugará un papel crucial, ya que el volumen de datos generado será 44 veces mayor, en comparación con 2009.

En definitiva, la capacidad de análisis de la información proporcionará a las compañías una ventaja competitiva fundamental y la llave del éxito con sus clientes, permitiéndoles conocerlos mejor para darles las soluciones que necesitan. Para ello, las compañías deberán contar con un socio tecnológico de confianza que les ayude a adaptarse a una revolución que ya está en marcha.

Fuente: ComputerWorld.