Red.es, el Ayuntamiento de Santander y la Universidad de Cantabria impulsan la Internet del Futuro

Las tres entidades han firmado un acuerdo de colaboración para impulsar la plataforma de pruebas FIWAT, fruto del proyecto europeo FI-WARE para el desarrollo de Smat Cities y la Internet del Futuro.

Este entorno digital de experimentación se desplegará a través de RedIRIS, la red de comunicaciones avanzadas para la comunidad académica y científica española, que gestiona la entidad pública empresarial Red.es, dependiente del Ministerio de Industria y responsable del desarrollo de distintos planes específicos de la Agenda Digital para España. Según fuentes gubernamentales, este nuevo avance permitirá ofrecer al sector tecnológico un entorno común y neutro donde generar aplicaciones.

Las herramientas tecnológicas y las aplicaciones que van a desarrollarse a través de la plataforma FIWAT buscarán responder a la demanda de nuevos servicios en sectores estratégicos clave, como movilidad, salud, seguridad, etcétera. Las aplicaciones, a su vez, servirán para impulsar las Smart Cities, uno de los aspectos clave de los planes específicos de la Agenda Digital para España.

Este territorio de pruebas, que pone la Universidad de Cantabria a disposición del proyecto, se ofrecerá a desarrolladores de aplicaciones nacionales e internacionales que quieran colaborar en la creación y evaluación de nuevos servicios en la plataforma impulsada por el proyecto europeo de Internet del Futuro FI-WARE.

El acuerdo establece que la Universidad de Cantabria proporcionará la infraestructura de equipamiento informático y almacenamiento, y se ocupará de su mantenimiento en función de las necesidades que requiere el proyecto. El consistorio santanderino, por su parte, prestará su cooperación para favorecer la creación de un ecosistema de innovación abierto que fomente la compartición de datos según el modelo OpenData, alimentando con información de la ciudad a la propia plataforma. Red.es, finalmente, se ocupa de instalar y operar la plataforma FI-WARE sobre el nodo y conectarlo con el resto de los nodos FIWAT a través de RedIRIS.

Precedentes de Málaga y Sevilla

El núcleo inicial de la red FIWAT se creó en 2012 en torno al nodo de RedIRIS en Sevilla y sirve como base de acceso de la plataforma a Internet. Posteriormente, Málaga y Sevilla fueron las primeras ciudades en sumarse a la plataforma FIWAT, a primeros de 2013.

Ambos consistorios y Red.es alcanzaron acuerdos de colaboración con unos términos similares a los que ahora se rubrican con Santander. Su participación hace posible el desarrollo de aplicaciones que aprovecharán información procedente de los distintos sensores desplegados en estas ciudades, y también facilitará el acceso de desarrolladores locales a esta plataforma.

Proyecto FI-WARE

Nuevas tecnologías, como los dispositivos móviles 4G, sensores, actuadores y redes de muy alta capacidad, abren un nuevo horizonte de posibilidades para la Sociedad de la Información. Se requerirán nuevas arquitecturas que permitan capturar, procesar y presentar el inmenso volumen de información que se genera, un escenario vinculado a las Smart Cities y la denominada Internet del futuro.

La plataforma de pruebas que se impulsa a través de estos convenios forma parte del proyecto FI-WARE, financiado con fondos europeos, que pretende construir un núcleo estándar de intermediación que permita integrar de forma eficiente y flexible los nuevos dispositivos que van surgiendo con las aplicaciones.

FI-WARE, sin embargo, no contempla la construcción de todos los elementos necesarios de arquitectura digital. Para completar las piezas que faltan, FI-WARE se coordina con otros proyectos y utiliza la red FIWAT para probar y validar todos los desarrollos propuestos.

Fuente: Red.es

Esade asegura que las TIC son claves para la regeneración democrática y la creación de empleo

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son fundamentales para la modernización y la mejora de la oferta de servicios de la Administración Pública, pero también son claves para la regeneración democrática y la creación de riqueza y empleo.

Así se desprende de un estudio elaborado por el Programa Partners del Instituto de Gobernanza y Dirección Pública de Esade, titulado ‘Las tecnologías de la información y la comunicación como motor de transformación de la esfera pública: retos y oportunidades’, el cual también revela que, para que las TIC puedan aplicarse con éxito, deben establecerse diferentes procesos para la mejora organizativa, la capacitación del capital humano y la adecuación de cultura, comportamiento y valores en la gestión de lo público.

Para ello es necesario, según los responsables del estudio, la intensificación de la colaboración público-privada y la utilización de recursos como el open data y las soluciones cloud, cuya implementación podría traducirse en 87.000 millones de euros y 390.000 nuevos empleos en un período de cinco años.

El análisis de Esade también destaca los beneficios de las redes sociales, del “Internet de las Cosas” y de los open data -datos abiertos- para impulsar el crecimiento económico en inteligencia de negocio, I+D+i y nuevos servicios y aplicaciones, y del cloud computing, que podría suponer un ahorro a la Administración General del Estado (AGE) de más de 1.000 millones de euros al año.

Según Esade, para optimizar el uso de los open data y del cloud computing se requiere una mejora sustancial de la colaboración público-privada, fundamentada en la confianza mutua y basada en dos pilares: el aprendizaje a partir de las buenas prácticas del sector privado, que permitiría solucionar la elevada burocratización, la falta de eficiencia o la poca capacidad de anticipación y de reacción, y la externalización de los servicios no estratégicos.

Los principales obstáculos a esta colaboración público-privada se encuentran en los aspectos normativos, el carácter residual del contrato de la propia colaboración, la confusa distinción jurídica entre este contrato y las concesiones, la compleja delimitación de su contenido prestacional, la poca agilidad del procedimiento de adjudicación y la falta de incentivos a la participación en los procesos de concurrencia.

Fuente: RRHH Press

La Comunidad de Madrid apuesta por el eLearning para la formación de los empleados públicos

La Comunidad de Madrid ha aprobado el Plan de Formación para Empleados Públicos de la región para 2014 y ha abierto el plazo de presentación de solicitudes.

Dirigido a los más de 149.000 empleados de la administración, así como personal de administración y servicios de las Universidades de la región, en el Plan de Formación 2014 se ha realizado una fuerte apuesta por la aplicación de las nuevas tecnologías elearning, de manera que los cursos online y semipresenciales suponen el 60% de la oferta formativa.

El objetivo es dotar de mayor flexibilidad a los cursos para que, frente a la rigidez horaria de los cursos presenciales, permita a los alumnos conciliar las horas de formación con sus necesidades profesionales y personales, así como una mayor interacción del alumno con su profesor o tutor.

Para lograrlo se pondrá en marcha una plataforma tecnológica que, contando con las herramientas más avanzadas, permita acceder a formatos más novedosos, así como realizar una completa gestión online del propio Plan de Formación.

La autoformación permitirá conocer conceptos formativos, que pueden ser consultados permanentemente por los empleados, en caso de necesitarlos para el desarrollo de sus tareas o la posibilidad de crear comunidades virtuales de conocimiento.

Con el fin de acercar esta oferta a todos los empleados públicos y eliminar la brecha digital, el Plan de Formación 2014 recoge como una de sus líneas prioritarias la implantación de una cultura digital básica que incluye cursos específicos de formación online y a través de dispositivos móviles mediante los cuales se podrá acceder a la propia plataforma digital.

Cerca de 400 cursos

El Plan está Integrado por 359 cursos con un número estimado de 867 ediciones y más de 15.000 horas formativas que permiten la capacitación y mejora profesional de todos los niveles administrativos, desde funcionarios al personal laboral del más alto nivel. En este último colectivo primará un nuevo enfoque dirigido a fomentar la capacidad de liderazgo, la formación de equipos y la generación de un adecuado clima laboral.

En el caso del personal de oficios se ha apostado por la formación dirigida a su actualización y promoción profesional. También se recoge la formación dirigida a personal de nuevo ingreso con el fin de integrarles desde el inicio de su carrera profesional en una nueva cultura organizativa.

La oferta recoge diversos programas formativos: formación general, formación especializada, formación directiva y alta función pública, formación en idiomas y racionalización del empleo público.

En la edición de este año se ha optado por una oferta formativa más generalista potenciando la formación en capacidades, habilidades y actitudes frente a un modelo más clásico que suponía la mera transmisión de conocimientos técnicos.

Por último, se han incorporado más de un 64% de nuevas acciones formativas, destacando las orientadas a promover el desarrollo de la e-administración y la simplificación administrativa, la mejora y atención a los ciudadanos, la configuración de itinerarios formativos en idiomas que permitan niveles óptimos de competencia en los niveles hablado y escrito y la obtención de certificados oficiales de reconocimiento internacional o la adopción de hábitos de vida saludable como parte de la política de prevención de riesgos laborales.

Fuente: RRHH Press