Los desarrolladores de a pie crean el 82% de las apps personalizadas 

Los desarrolladores de a pie crean el 82% de las apps personalizadas

El 71% creó su primera app personalizada y la puso en funcionamiento en menos de tres meses, según encuesta de FileMaker.

El informe del estado de las apps personalizadas FileMaker 2017, publicado el 22 de febrero, explica cómo las apps personalizadas resuelven los desafíos empresariales y fomentan la participación de la nueva figura empresarial llamada desarrolladores de a pie.

El informe se centra en la experiencia, características y las motivaciones de los desarrolladores de a pie. Se trata de un perfil de personas proactivas, que están satisfechas con su trabajo y son confiadas con el uso de la tecnología. Estos también se consideran personas tenaces, organizadas y con capacidad para resolver problemas.

El 71% de los desarrolladores de a pie creó su primera app personalizada y la puso en funcionamiento en menos de tres meses. El 46% creó e implementó su primera app personalizada en menos de un mes. A la pregunta cómo aprendieron a crear apps personalizadas, el 83%  respondió que deseaba encontrar una forma más eficaz de trabajar.

“El desarrollo interno de apps personalizadas de código de nivel bajo ayuda a centralizar los procesos empresariales dispersos y a proporcionar a las organizaciones un acceso más fácil y rápido a datos complejos, permitiendo así una colaboración más eficaz entre los equipos. Tras la implementación de una app FileMaker el 82% de los encuestados ha notado una reducción de las tareas ineficaces mientras que el 71% ha apreciado un aumento en la productividad de los equipos”, escribe la empresa en un comunicado.

Las plataformas de desarrollo de código de nivel bajo están ganando terreno. Esta tendencia se ha visto reforzada por un reciente informe de Forrester que define las plataformas de código de nivel bajo como “Plataformas que permiten la distribución rápida de apps empresariales con un mínimo de codificación manual y una inversión inicial, una configuración, una formación y una implementación mínimas”.

“¿Por qué usar apps personalizadas? Las apps personalizadas se desarrollan rápidamente, requieren una inversión mínima de tiempo y resuelven diversos retos empresariales. La mayoría de los desarrolladores de a pie trabajan en organizaciones pequeñas con menos de  99 empleados, en concreto un 52%. Estas pequeñas empresas suelen disponer de menos recursos de IT”, agrega FileMaker, a cuyo juicio las apps personalizadas juegan cada vez un papel más importante en el éxito del negocio, combinando tareas, como la gestión de clientes, inventario y proyectos en un sistema centralizado. Esto resulta aún más importante para las pequeñas organizaciones que, por lo general, no tienen la capacidad de optimizar sus procesos.

Las organizaciones necesitan apps personalizadas y están recurriendo a ellas porque sus necesidades no se pueden satisfacer simplemente con hojas de cálculo o documentos en papel. Las pequeñas empresas y los equipos desean disponer de apps personalizadas a medida para mejorar su flujo de trabajo y aumentar la eficacia de la empresa.

Fuente: Diario IT

Whatsapp compartirá con Facebook el número de teléfono de sus usuarios

Whatsapp compartirá con Facebook el número de teléfono de sus usuarios, así como información acerca de la frecuencia con la que éstos utilizan el servicio de mensajería instantánea.

La compañía de mensajería, propiedad de Facebook desde 2014, ha anunciado este jueves un cambio en sus términos de uso y política de privacidad que contempla este intercambio de información entre Whatsapp y la red social.

“Como una empresa filial de Facebook, en los próximos meses comenzaremos a compartir información que nos permita coordinarnos mejor y con ello mejorar la experiencia entre servicios. Esta es una práctica típica entre compañías que son adquiridas por otras”, explica Whatsapp en un comunicado.

Así, la red social tendrá acceso al número de teléfono que cada usuario utiliza para verificar su cuenta de Whatsapp, así como a datos sobre la frecuencia con la que utiliza la aplicación -entre ellos, la última hora de conexión-.

Los usuarios no podrán negarse

Según la compañía, compartirán esta información con distintos objetivos: evidentemente mejorar la eficacia publicitaria sirviendo anuncios que sean más relevantes para los usuarios de Facebook y sugerencias para conectar con personas conocidas y, por otra parte, combatir abusos y mensajes no deseados en Whatsapp.

El servicio reconoce que otras empresas filiales de Facebook, como Instagram, podrán usar asimismo la información de Whatsapp para “actividades diversas”, como sugerir qué cuentas seguir. Otras empresas filiales como Instagram podrán usar asimismo la información de WhatsappLos usuarios del servicio de mensajería podrán negarse a que sus datos se empleen para “mejorar experiencias respecto a anuncios y productos”, pero no a que Facebook conozca su número de teléfono y sus patrones de actividad en Whatsapp.

“Por el momento no tenemos planes de compartir con Facebook otra información opcional que nos proporciones, tales como tu estado, nombre o foto de perfil. Tampoco guardamos tus mensajes una vez que fueron entregados”, subraya la compañía, que insiste en que pese a los cambios operará “como un servicio independiente”.

Además, recalca que los mensajes cifrados continuarán siendo privados (también para los ojos de Whatsapp) y que no venderá, compartirá o dará el número de teléfono de los usuarios a los anunciantes. Ahora bien, la conexión de los números de teléfono con los sistemas de Facebook favorecerá que los usuarios vean anuncios de empresas con las que ya se han comunicado con anterioridad.

Treinta días para pensárselo

Los clientes de Whatsapp recibirán a partir de este jueves una notificación con los nuevos términos de privacidad, momento a partir del cual dispondrán de 30 días para aceptarlos en el caso de que deseen seguir utilizando la aplicación.

Se trata del primer cambio de la política de privacidad del servicio en cuatro años. Según Whatsapp, estas modificaciones responden a sus “planes para probar alternativas de comunicación entre usuarios y empresas en los próximos meses”, así como para reflejar que son una compañía propiedad de Facebook.

Esa comunicación con empresas contemplará supuestos como que una compañía aérea informe, vía Whatsapp, de la cancelación de un vuelo o un banco de una transacción fraudulenta. Aun así, ha querido dejar claro que seguirá sin haber anuncios en Whatsapp y ha prometido que la experiencia comunicativa con compañías eludirá los mensajes no deseados.

Fuente: 20minutos.es

Consultar internet sin internet

¿Se acuerdan del código que uno tenía con sus hermanos o sus amigos cuando WhatsApp no existía e internet en los móviles era una excentricidad? “Una llamada pérdida era que ya había llegado, dos que llegaba tarde, tres que quedábamos donde siempre”, recuerda a Carlos Fenollosa, un joven ingeniero informático. Ese recuerdo, presente en el imaginario colectivo de miles de treintañeros de este país, es el que les sirvió de inspiración a él y otro amigo para crear Puput, una prometedora tecnología que permite disfrutar de algunos servicios de internet sin conexión de datos.

“Todo el mundo presupone ahora que estás conectado a internet y te manda por ahí los mensajes. Si, por lo que sea, no tienes conexión, lo pierdes”, aclara el cofundador de Paradox, la empresa responsable de este invento, presente en Four Years from Now, un evento paralelo al Mobile World Congress (MWC) de Barcelona para startups. Su servicio te permite escuchar tus emails con una simple llamada. Así, con una sencilla configuración, conseguirás redirigir el tráfico de tu correo electrónico.

La plataforma te lee el mensaje al llamar gratuitamente.

Llamadas perdidas

Cuando recibas un envío que has marcado, Puput te enviará una llamada perdida. Al devolver la llamada, gratuitamente te leerá el correo en cuestión. “No es que se descuelgue y se conecte a un sistema que reproduce el texto de tus emails. La información se envía y se genera durante el tono de llamada. No se llega a descolgar”, matiza el ingeniero catalán.

¿Y si necesito contestar? Esta tecnología también lo permite. “¿No mandas audios por WhatsApp?”, se pregunta Fenollosa. “Era algo que las empresas con las que hemos contactado también nos han pedido y hemos acabado haciéndolo. El usuario puede dictar la respuesta y el archivo se envía al remitente del email”.

Además, Fenollosa hace hincapié en lo útil que puede ser durante viajes de trabajo al extranjero o “en lugares donde la conectividad de datos pueda ser muy limitada. Es interesante también, en el mundo corporativo, para que las compañías puedan asegurarse de que los mensajes realmente urgentes llegan a sus empleados”.

Por el momento, han hecho distintas pruebas con otras funcionalidades, consiguiendo que su sistema sea capaz también por ejemplo de leer y enviar tuits sin tener conexión. El objetivo final es que esta tecnología “sea compatible” con un gran número de plataformas que solemos utilizar desde nuestros móviles.

Sin embargo, la UE ha decretado el fin del ‘roaming’ para 2017 y algunas operadoras ya han movido ficha en este sentido. La itinerancia o ‘roaming’ es la capacidad de los móviles para recibir o enviar llamadas desde el extranjero, es decir, en redes móviles fuera del área de servicio local de la propia compañía.

La nueva normativa marcada por Europa que, a priori, parece un contratiempo importante para este servicio, no lo es tanto, según los propios fundadores. “El ‘roaming’ se acabará en EE UU y Europa, pero en Asia, África y Latinoamérica tenemos mucho margen de acción, ya que allí no cambiará nada”, puntualiza el Fenollosa.

Aún así, ya tienen entre manos una hoja de ruta para aprovechar su tecnología con otros usos. Por ejemplo, cuenta, el de dar forma a un sistema para ayudar a controlar el absentismo escolar. Si un alumno no está en clase cuando se pasa lista, el profesor podrá introducir su nombre en una aplicación que automáticamente avisará a los padres para comprobar si se trata de una pira de toda la vida o una ausencia justificada.

Fuente: HOY.es

La AEC se suma a la denuncia del excesivo peso que tiene el precio en los contratos con las Administraciones Públicas

La AEC se suma a la denuncia del excesivo peso que tiene el precio en los contratos con las Administraciones Públicas

La Asociación Española de Empresas de Consultoría (AEC) se suma a la iniciativa presentada por Fidex, el Foro para la Ingeniería de Excelencia, en la que denuncia la práctica de la mayoría de las Administraciones Públicas de no valorar la calidad técnica o hacerlo de forma insuficiente y con peso insignificante. Esta mala práctica hace que el precio de la oferta sea el único factor real de selección, lo que provoca contrataciones a precios inferiores a los necesarios para realizar un servicio de calidad

La AEC señala n un comunicado que el contexto de fuerte contracción de la demanda de licitaciones públicas, unido a un mayor peso del precio en los criterios de adjudicación ha provocado una excesiva presión en los precios y, con ello, en las tarifas de los servicios profesionales.

Así, las empresas del sector aceptan el ajustar al máximo sus tarifas, sacrificando sus márgenes para preservar el empleo, entrando en una dinámica de competición en precios. Desde la AEC reconocen la existencia de “adjudicaciones en licitaciones públicas con reducciones sobre el precio de licitación impensables en épocas anteriores, del 30%, 40% e incluso del 50% sobre el precio de licitación en contratos de servicios.

La adjudicación «a subasta» de los proyectos dificulta la consecución de los resultados esperados del proyecto; pone en peligro la sostenibilidad de algunas empresas del sector y su capacidad de crear y retener empleo y supone la degradación de un sector estratégico, como es el de la Consultoría, para el desarrollo de la economía

En el reciente “Informe de Licitaciones Públicas 2014” en el Sector de la Consultoría presentado por la AEC, se confirma la excesiva importancia que se otorga al criterio precio en la mayoría de las Administraciones, al ser el criterio determinante en más del 80% de las licitaciones, en detrimento de criterios tradicionalmente asociados a la consultoría como es la calidad y el valor añadido de los servicios de consultoría.

Según se desprende del informe, el precio continúa siendo el criterio determinante en las licitaciones de la Administración General del Estado (AGE) y de las comunidades autónomas. El estudio demuestra que la AGE, en un 80,13% de las licitaciones, valoró el criterio precio por encima del 50%, un porcentaje superior al de las comunidades autónomas, con un 54%.

Esta adjudicación «a subasta» de los proyectos dificulta la consecución de los resultados esperados del proyecto; pone en peligro la sostenibilidad de algunas empresas del sector y su capacidad de crear/retener empleo y supone la degradación de un sector estratégico, como es el de la Consultoría, para el desarrollo de la economía.

Además, esta presión en precios y bajada de tarifas profesionales está afectando a las retribuciones que perciben los profesionales del sector, ocasionando un deterioro en la imagen social de la profesión de consultoría y servicios TI. Deterioro que se percibe por el insuficiente número de matriculaciones en escuelas y facultades universitarias de las que normalmente se surte el sector y también por la tendencia creciente de algunos de nuestros jóvenes licenciados o graduados de más talento que optan por emigrar a otros países en busca de un mejor desarrollo profesional.

La AEC, referencia del sector en nuestro país, agrupa a 26 empresas, las más importantes compañías españolas de consultoría y tecnologías de la información. Es miembro de la Federación Europea de Asociaciones de Consultoría (FEACO). El sector supone más de 10 500 millones de euros de volumen de negocio anual y da empleo a 137 500 profesionales, de los que el 76% son titulados superiores, mientras que la media en el conjunto de los sectores productivos en España se sitúa en el 26%.

Fuente: itpymes.es

¿No avanza el Big Data en las empresas?

Pese a los desafíos que supone la implantación de Big Data, se prevé un aumento de la inversión de un 23% en 2016.

Las organizaciones son conscientes de la importancia de tomar decisiones operacionales con rapidez y basadas en un análisis de la información en tiempo real. De hecho, un 74% de quienes toman decisiones cree que una mayor visibilidad de los procesos internos puede derivar en mejoras operacionales. Sin embargo, conseguirlo continúa siendo un reto ya que siguen careciendo del soporte y las soluciones necesarias para hacerlo realidad.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio de Vanson Bourne y Software AG sobre la tendencia Big Data en las compañías. Con la reciente explosión de los datos, para el 73% de las organizaciones analizar esa gran cantidad de información supone un gran reto.

Para un 87% de los participantes es importante tomar decisiones operacionales con rapidez, aunque aproximadamente la misma cantidad (85%) sigue teniendo problemas al hacerlo por no ser capaz de utilizar su información con la suficiente velocidad. Los problemas que rodean a una rápida toma de decisiones operacionales son: perder oportunidades de facturación (41%), tomar malas decisiones (37%) e incapacidad para predecir futuros patrones (27%).

Solo una cuarta parte (26%) de los participantes piensa que su departamento de TI está apoyando su necesidad de analizar la información en tiempo real.

“Recopilar, analizar y tomar decisiones basadas en información en tiempo real de un modo apropiado es fundamental para prevenir problemas y mejorar los procedimientos. No obstante, sin las soluciones adecuadas, esto es prácticamente imposible; la tecnología correcta puede lograr que todo el proceso sea fácil, rápido y riguroso”, ha comentado John Bates, director de Marketing y responsable de Industry Solutions de Software AG.

Aunque las organizaciones desean contar con más información para entender mejor las cosas, para el 97% la información de la que ya disponen supone un desafío. Solo uno de cada cinco encuestados está seguro de la fiabilidad, precisión e integridad de su información. Además, la mayoría de las organizaciones no puede reaccionar (57%), extraer (61%) o utilizar información en tiempo real (68%).

El estudio sostienen también que las organizaciones han incrementado su inversión en un 21% de media, entre julio de 2013 y julio de 2014, en recopilar y analizar información. Para 2016, se prevé un considerable incremento de un 23%.

Fuente: Computerworld.es

Philip Evans: ‘El ‘big data’ es un salto cualitativo para las empresas’

El big data marca un punto de no retorno en nuestras vidas, reconfigurando los negocios y transformando la arquitectura de las empresas. De ello habla, con sabiduría y sensatez, Philip Evans, socio principal de Boston Consulting Group (BCG) -consultora donde fundó las divisiones de medios e internet- y doctorado en Harvard. Su artículo ‘De la deconstrucción a los big data: cómo la tecnología está transformando las empresas’, se integra en el libro coral Reinventar la empresa en la era digital de BBVA Openmind, un compendio de reflexiones de destacados teóricos y profesionales sobre esta nueva era que ha llegado de la mano de la tecnología.

¿De qué hablamos cuando decimos big data, de aumentar ingresos o de reducir costes?

De ambas cosas. Para las empresas, el beneficio más inmediato y obvio del big data es la optimización de costes, porque fomenta eficiencias en el funcionamiento de los sistemas informáticos. Estos sistemas se caracterizan por tener una gran cantidad de duplicidades. Y lo que las arquitecturas del big data permiten es consolidar muchas bases de datos duplicadas y en paralelo y optimizar el almacenamiento y la computación. Pero aún más importante es que el big data evita la repetición de una gran cantidad de actividades de desarrollo, lo que aporta tremendos beneficios a los negocios intensivos en el uso de datos, como la banca o la salud. Este proceso, invisible para el consumidor, se traduce directamente en un abaratamiento de los servicios. Al mismo tiempo, el big data tiene un enorme impacto en el aumento de beneficios, porque abre la puerta a un grado de personalización e innovación en el diseño de productos desconocido hasta ahora. Nos encaminamos a un mundo donde los datos pueden usarse en conjunto y recopilarse de manera personalizada, de forma que se puedan luego adaptar nuestro día a día. Por ejemplo, estamos ya muy familiarizados con la experiencia de usuario de Amazon, que nos ofrece libros que queremos leer en base a los libros que hemos leído ya. Esto ocurrirá también en las tiendas físicas: sabrán quiénes somos, que estamos allí y qué necesitamos. Y ello se concretará en una gran variedad de maneras de personalizar la producción en masa para que podamos seguir ofreciendo experiencias personales y únicas.
Las dinámicas de mercado actuales están llevando a muchas industrias hacia monopolios naturales debido a las externalidades de red positivas. ¿Contribuirá el big data a fortalecer o debilitar este proceso? ¿Será positivo o negativo para la eficiencia de los mercados?
El big data, como su nombre implica, crea una enorme ventaja en el hecho de ser grande. Y mucho más allí donde los datos crean monopolios naturales. Ya lo hemos visto en algunos servicios como los motores de búsqueda, pero lo veremos en muchos casos más. Para la información y los datos de carácter personal, por ejemplo, lo lógico será que los individuos y los hogares depositen toda la información en un único repositorio o almacén. Y si este almacén lo proporciona Apple, Google o Microsoft entonces ellos estarán efectivamente monopolizando esta información personal. De la misma forma esto alcanzará a industrias enteras. En la salud, por ejemplo, quedan grandes economías de escala por desarrollar que consoliden los datos de toda la población de pacientes. No sólo por el ahorro de costes, sino también para descubrir nuevos patrones o mejorar la investigación médica. Pero esto sólo será posible con sistemas de datos agregados y centralizados. Y ello, a su vez, plantea la necesidad de nuevos tipos de instituciones que sirvan para almacenar cierto tipo de datos bien sea para industrias o para un país entero. Por ello, la escala de los datos es mayor que la de los negocios que genera. Y esto es una profunda reflexión sobre la estrategia de los negocios.
En este escenario, ¿asistiremos a una mayor concentración de propietarios de estos datos? Y, de ser así, ¿habrá nuevas leyes antimonopolio?
La concentración y el desarrollo de economías de escala apoyadas en el uso masivo de datos está relacionada también con las ideas tradicionales de competencia, antimonopolio y propiedad de los datos. Y, francamente, estos conflictos no se van a resolver a corto plazo. Serán objeto de tensiones continuas entre empresas, asesores políticos y activistas e instituciones reguladoras. Y nos tocará asumirlo y vivir con ello. Por ello, uno de los principios fundamentales es la confianza. El interesado tendrá que confiar en aquel a quien cede sus datos y en cómo estos datos serán utilizados. Al mismo tiempo, empresas y gobiernos tendrán que pensar en sí mismos no como dueños de esos datos sino como fideicomisarios comprometidos, con sus clientes y con sus ciudadanos, de usar la información de manera responsable y transparente. Algunas instituciones e industrias ya lo hacen mejor que otras, por lo que en el futuro veremos muchas tensiones en torno a quién merece nuestra confianza como consumidores. Y los consumidores, según se vayan sofisticando, reflexionarán más sobre a quién le ceden sus datos.
Así que tendremos que ser más prudentes respecto a la información que le damos a las empresas…
Es difícil tener conciencia sobre la importancia de los datos que damos y es muy importante aprender a controlarlo. Por ejemplo, un dato aislado puede ser inocuo, pero cuatro o cinco datos inocuos en conjunto pueden revelar patrones de comportamiento que no nos apetece que se conozcan. Así que los consumidores tendrán que aprender a protegerse. Y para ello tendremos que entender cómo pueden llegar a ser utilizados nuestros datos, tendremos que ser un poco más escépticos cuando nos pidan datos y tendremos que dejar muy claro que estamos cediendo datos con un determinado objetivo y no otro. De ello estamos hoy todavía bastante lejos.
¿Qué sector ha sabido hasta ahora sacarle más provecho al big data?
Obviamente la publicidad y el marketing on-line, sobre todo por compañías como Google, Microsoft o Yahoo. Se trata de un sector que no existía antes, que comenzó a usar big data mucho antes de que se acuñase el término, y que ha alterado el negocio tradicional de la publicidad hasta el punto de que periódicos y revistas han perdido enormes ingresos por ello. Y esto representa una colosal disrupción para los medios de comunicación, porque permite colocar la publicidad de manera más eficiente y en un entorno on-line donde sabes qué busca la gente.
¿Están las compañías incumbentes preparadas para el big data?
El tipo de inversiones está claro, pero es complicado por su inmenso coste. Cualquier institución con grandes sistemas heredados, como la banca, las empresas energéticas o los seguros, tendrán que dirigir la transición desde las viejas a las nuevas arquitecturas. Y eso es mucho más difícil que construir algo desde la nada. Pero hay otra cosa que no es sólo la transformación de los sistemas de información en sí mismos sino la transformación del negocio: un incumbente debe pensar a gran escala en cómo se define su industria, en qué se entiende por ventaja competitiva en ella y en qué quieren realmente sus consumidores. Por ejemplo, no se trata del negocio de la banca sino del negocio de resolver los problemas financieros de tus clientes: el primer concepto es mucho más limitado que el segundo.
¿Las decisiones basadas en big data requieren nuevas competencias para los directivos de hoy?
Los procesos de toma de decisiones son muy diferentes cuando usas big data, especialmente desde un punto de vista estrictamente técnico. Los métodos tradicionales de las escuelas de negocio segmentan el mundo en conceptos simples que son obviamente abstracciones de una realidad más compleja. Con el big data hay que descartar esos modelos porque permite mucha más concreción y la toma de decisiones a partir de estadísticas. No hay grandes teorías sobre cuál es la solución sino que se deja a la estadística decir qué funciona y qué no. Es el gobierno del dato por encima del gobierno de la hipótesis: cada consumidor es único y se concibe de forma separada, lo que implica un aprendizaje continuo, con soluciones cambiantes.
¿Es el big data un concepto nuevo o siempre existió y estamos siendo ahora conscientes de él?
Es, obviamente, un salto cualitativo que nos conduce a nuevas formas de emplear la información. Y en este sentido es realmente nuevo.

Fuente: elmundo.es

Sage y Salesforce se alían alrededor de la nube y la PYME

Sage y Salesforce han firmado una alianza a nivel mundial que como primer fruto presenta Sage Life, una solución desarrollada en la plataforma Salesforce1 que permitirá a las PYMES gestionar su negocio gracias a la nube. Sage Life busca ayudar a las pequeñas y medianas empresas a conectarse con sus clientes, gestionar la contabilidad y las nóminas y a reunir los datos financieros en un solo sistema, y que, gracias a las capacidades móviles, permite la accesibilidad desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar.

En palabras de Stephen Kelly, CEO de Sage, “la alianza con Salesforce nos permite dar un paso adelante muy importante en nuestra visión sobre como vemos el futuro de la gestión empresarial. Una gestión alejada radicalmente de la complejidad y de tareas administrativas que no fomentan la productividad y que nosotros, desde Sage, queremos convertir en sencillez y simplicidad. Sage Life es innovación social, colaboración, y gestión en tiempo real, en la nube y móvil. La gestión del negocio puede ser tan fácil como la actualización del estado de Facebook”.

Por su parte Marc Benioff, presidente y CEO de Salesforce, ha comentado estar “entusiasmado con las oportunidades que esta alianza va a generar en nuestros clientes. Juntos, Sage y Salesforce, tenemos la capacidad de dotar a las empresas de una tecnología capaz de aportar rápido crecimiento al negocio a través de la primera plataforma en la nube empresarial del mundo”.

Fuente: IT user